Técnicas para el manejo de las emociones como cuidador de un adulto mayor

Transforme sus emociones a partir de cinco técnicas que le serán útiles para afrontar la experiencia de estar al cuidado de un adulto mayor, y al mismo tiempo, mantener el equilibrio en su actitud.

En una sociedad que aumenta su longevidad, mientras mejora los tratamientos médicos y condiciones de vida para los adultos mayores, los cuidadores de esta población juegan un papel fundamental, sin embargo, estos también deben ocuparse de sus emociones para reducir el impacto que la labor puede causar en su experiencia y vida cotidiana.

Hacerse cargo o ser cuidador de un adulto mayor implica, por tanto, una doble responsabilidad: brindarles apoyo y atender sus necesidades y mantener la salud emocional del cuidador, la suma de estos factores deriva en mayor bienestar para la persona que recibe la atención.

1. Sentir ¡está bien!

Aprenda a identificar sus emociones y las ideas que acompañan sus sentimientos, algunas veces pueden aparecer sensaciones de culpa, miedo o frustración, lo indicado es reflexionar en torno a ellas y afrontarlas. Pensar de manera positiva sin detenerse en el sentimiento le permitirá avanzar hacia la solución, las emociones deben fluir sin paralizar a la persona, permitiéndole actuar frente a ellas.

2. Exprese sus sentimientos y trabaje en aquello que puede cambiar

Y la clave aquí es perdonarse, si ha cometido errores revíselos y ajuste aquello en lo que pueda mejorar sin detenerse en ellos, al punto que la culpa le impida avanzar, esta práctica, así como expresar sus sentimientos ayuda a liberar tensión acumulada y obtener alivio.

3. Anímese a compartir experiencias con sus pares

Hablar de aquellos temas que generan malestar emocional mejora la capacidad de afrontar los problemas, interactuar con otros cuidadores e intercambiar experiencias es la mejor forma de sentir empatía con personas que pasan la misma situación y entender que usted no es el único que tiene esos sentimientos, relacionarse con sus pares también le permitirá aprender, ampliar sus estrategias y tener una mejor actitud.

4. Respire conscientemente

Una buena alternativa es contar hasta 10, haciendo de cada inhalación y exhalación un acto consciente, despacio y con profundidad, una buena respiración beneficia todo su cuerpo y lo oxigena lo cual contribuye a pensar con tranquilidad y tomar mejores decisiones frente a lo que siente.

5. Explore actividades lúdicas

El baile y la meditación aportan bienestar y mejoran la calidad de vida, los beneficios son amplios pues estas prácticas reducen los niveles de estrés, ayudan a mantener el estado físico, lo liberan de la ansiedad y lo ayudan a reprogramarse positivamente gracias a que son actividades placenteras y relajantes.

Referencias bibliográficas Bernardes Soljancic, G. (2011). Influencia del baile recreativo en el estado de ánimo y autoestima de personas adultas. Eureka (Asunción) en Línea, 8(2), 241-253. Recuperado de http://pepsic.bvsalud.org/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S2220-90262011000200009&lng=pt&tlng= Rodríguez Rodríguez, T., García Rodríguez, C. M. & Cruz Pérez, R. (2005). Técnicas de relajación y autocontrol emocional. MediSur, 3(3), Recuperado de https://www.redalyc.org/articulo.oa?id=1800/180019787003

Volver arriba

Teléfono servicio al cliente:1-833-2458-166 Puerto Rico Correo electrónico [email protected]