La grasa abdominal después de los 40

Es sabido que a lo largo de la vida hay que controlar el perímetro abdominal y la grasa que se acumula en esta zona del cuerpo, la cual representa un factor de riesgo para muchas enfermedades, después de los 40 años hay que extremar la vigilancia de esta condición.

Lo primero es entender lo que se denomina como grasa abdominal y lo que implica su exceso para el organismo, existen diferentes tipos de esta grasa: subcutánea, la que está debajo de la piel, visceral, entre los órganos abdominales o intraabdominal.

El principal riesgo que acarrea la acumulación de grasa en el área abdominal es el cardiovascular, también se relaciona con enfermedades como la diabetes tipo 2, el cáncer e incluso la muerte prematura. El estrés es un importante factor de riesgo en esta condición y se asocia en las mujeres con la etapa de la menopausia, situación que deriva en la ganancia de grasa para esta zona, incluso sí se restringe la dieta.

Tres pasos para medir la grasa abdominal:

Según Health Harvard, información especializada en salud, la medición se puede hacer con la ayuda de tres elementos: el índice de masa corporal, la relación cintura – cadera y la circunferencia de la cintura.

1.  El Índice de masa corporal:

Si desea saber su IMC utilice la calculadora para este fin o emplee la fórmula peso en kilogramos / (altura en centímetros). El Índice de masa corporal (IMC), permitirá saber el riesgo en que estamos frente a enfermedades coronarias o la diabetes. Cuando se habla de un IMC entre 25 y 29.9 hay sobrepeso, medidas mayores a 30 están ligadas a obesidad.

2.  La relación cintura – cadera:

En este caso, hay que dividir la medida de la cintura en su punto más estrecho por la medida de la cadera en el punto de mayor diámetro o más ancho. De acuerdo a la relación cintura – cadera, hay que tener presente que en una proporción aproximada de 0.8, comienza a haber riesgo de enfermedad cardiovascular para la mujer.

3.  La circunferencia de la cintura:

Con la ayuda de un metro o cinta métrica puede revisar su grasa abdominal, es muy sencillo, póngala alrededor de su torso a nivel del ombligo, para las mujeres se considera de alto riesgo un IMC de 25-34.9, una circunferencia de cintura mayor de 88.9 centímetros.

No se conforme con las medidas, tome acciones

Implemente medidas, cambie sus hábitos y conozca su organismo, a continuación, cinco pasos para reducir su masa abdominal:

1.  Haga ejercicio Activar el cuerpo, caminar, trotar, bailar o hacer alguna rutina de actividad física le traerá grandes beneficios para reducir el perímetro abdominal, privilegie el ejercicio cardiovascular y practíquelo en lo posible tres veces por semana, mínimo por 30 minutos. Las sentadillas, abdominales y otros ejercicios que impliquen trabajar la zona media del cuerpo le ayudarán.

2.  Aliméntese bien

Revise sus porciones, las frutas y verduras deben estar presentes en su menú y la recomendación es comerlas al inicio, incluya también en el plato granos integrales, aproveche que algunos de origen antiguo están en boga y han vuelto a la mesa como el sorgo, farro, mijo, escanda, quinua, amaranto y trigo, entre otros. Un artículo publicado en el 2009 en el Journal of Nutrition mostró que un mayor consumo de fibra de cereal, particularmente de fuentes de granos enteros, está asociado con un menor porcentaje total de grasa corporal y un menor porcentaje de masa grasa abdominal en adultos mayores.

Reduzca el consumo de azúcar, cuando se ingiere en exceso esta se almacena como grasa en el organismo, en cambio aumente la ingesta de proteína que en cantidades importantes y con alta calidad, favorece la reducción del perímetro abdominal, según lo demostró un estudio estadounidense publicado en el Nutrition Metabolism Journal en 2012.

Las grasas saludables presentes en el salmón, los aguacates, las nueces y el aceite de oliva extra virgen contribuyen a obtener saciedad, lo que evitará que sus porciones de comida sean muy grandes.

3.  Incluya suplementos

Tener horarios de comida establecidos y seguirlos también facilita el control el aumento de grasa en la zona abdominal, esto sumado al consumo de suplementos como las vitaminas C y D, que ayudan a equilibrar la dieta y aportan nutrientes que a veces no están en las comidas diarias.

4.  Procure dormir las horas necesarias

Dormir y descansar adecuadamente le ayudará a controlar el peso, cuando la persona no duerme en el horario y las horas adecuadas puede caer en situaciones como comer tarde en la noche y además comida de mala calidad, esto contribuye al aumento de peso.

5.  Evite es estrés

Mantenerse relajado es clave para regular el nivel de cortisol en el cuerpo, hormona que puede afectar el sistema endocrino que regula las funciones del organismo, ese desbalance conlleva la acumulación de grasa en la zona abdominal y la incapacidad para perderlo pues también causa inflamación. Con estas recomendaciones, que se pueden practicar a diario hasta convertirlas en hábitos, se lograrán resultados en la salud general y de manera particular en la reducción de la grasa abdominal, recuerde que consultar al médico y nutricionista le permitirá, además, asegurarse de tener éxito en el tratamiento de este problema

Volver arriba

Teléfono servicio al cliente:1-833-2458-166 Puerto Rico Correo electrónico [email protected]